Más loca que una cabra

Vivo entre cuatro paredes blancas
abrazada a mi camisa de fuerza
perdida en las inexplicables cavidades de mi mente 
asida al Prozac, al Trileptal, al Seroquel 
huyendo de todos los demonios del pasado 
intentando crear una estética desde el caos 
rehaciendo con mis manos la poesía 
resucitando cada día en la palabra 
Yo soy Yo fui Yo seré 
Yo intento descifrar la cosmogonía del mundo 
desenmascarar al dios inventado por el hombre 
crear una nueva teoría de mí misma 
desentenderme, desmadejarme 
encontrar una filosofía 
aferrarme a una teoría de la ciencia 
pero mi voz es agua y se dirige río abajo 
mi voz no entiende de cálculos matemáticos 
ni de física cuántica, ni del big bang 
ni de todo aquello que no quepa en mi poética 
Mi voz sólo habita en la locura 
y en la locura estoy yo y está la nada 
yo desafiando los accidentes cósmicos 
dudando de cualquier revelación antropológica 
La humanidad no tiene explicación alguna 
Yo soy el testimonio de un enigma 
 yo soy la sombra de la que habló Platón 
y esta habitación es mi caverna 
Yo en primera persona gramatical del singular 
Yo la evasión, la rueda, el estallido 
yo este encierro voluntario 
yo seis metros bajo tierra 
yo pegada al suelo con cemento de viejo zapatero 
rota y desmembrada 
descosida 
 enferma 
paranóica 
borderline 
más loca que una cabra.