Retomando el blog: revisión de poemario

Desde las 22 horas hasta las 2 de la madrugada corrigiendo un poemario. Unas 4 horas de trabajo productivo para al final terminar agotada mental y emocionalmente, con una herida en el pecho pues me importan y me duelen mis poemas.

Para quienes piensan que el trabajo del escritor es fácil, que sepan que aunque está muy bien que el numen te toque, este oficio de vida requiere mucho trabajo y dedicación.
Sé que no soy la mejor poeta del mundo, pero soy y eso me basta. Tampoco espero ni busco valoraciones positivas.
Y mientras pueda escribir tendré un motivo más para estar viva.